<<

“En su práctica, Mercedes Azpilicueta utiliza su voz y su cuerpo como medios afectivos. Recientemente ha introducido danza, movimiento y coreografía en sus obras en vivo. Varios elementos y cuerpos interactúan dentro de un espacio para constituir y transmitir emoción y significado. Azpilicueta opta por una metodología cada vez más holgada que permite la contingencia y abre espacio para la improvisación, la asociación y el juego. El punto de partida es la percepción y la comprensión del otro a través de relaciones no racionales. El centro de esta investigación es el cuerpo femenino, su relación con otros cuerpos, la reproducción y las bacterias “.
Vincent van Velsen, Molecular Love, RijksakademieOPEN, Amsterdam, 2016 

 

“La relevancia de la obra de Azpilicueta reside en el hecho de que, incluso no entendiendo los marcadores lógicos del idioma frente al que se encuentra, logra reproducir en su obra las marcas afectivas del lenguaje vivido. Mercedes usa su propio cuerpo como espacio de sedimentación de las huellas afectivas del lenguaje de los otros. Huellas a las que logra reanimar, a las que vuelve a dar vida, en la producción de su obra. En la selección privilegiada de marcadores afectivos para la producción de su obra, ella desanda la evolución emprendida por la lengua hacia la total sistematización de las antiguas fueras de producción y recepción mimética, y tiende a redimir aquellas de la magia. “
Daniela Brunand, Bailarina Geométrica No Cree en el Amor, Encuentra Aspiración y Éxtasis en Espirales, SlyZmud, Buenos Aires, 2016. 

 

“En algún lugar entre el cuerpo y el lenguaje, sin ser uno u otro per tal vez ambos al mismo tiempo, la voz es esa frontera donde nuestro interior y el exterior se unen en vivo. EL nexo entre el ánimo, el pensamiento, nuestra materialidad y el entorno común y social. Utilizándola como materia prima, Mercedes Azpilicueta la trae al espacio de exhibición en un canto colectivo que nos remonta a la infinidad de situaciones que conforman nuestra cotidianidad. Desenmascara así la manera en que esa voz construye desde el susurro, el grito, la onomatopeya, el canto, la conversación o la poesía, y atravesada por el absurdo, el cliché, la sagacidad e incluso la violencia, el tiempo y el espacio en el que nos desarrollamos, nuestra humanidad y localidad. En el provocador e hipnótico collage sonoro de Todo afuera adentro, esa voz única, irrepetible se presenta en total desnudez. Y se hace oír evidenciando su capacidad para llevarnos fuera de nosotros mismos, a lugares que ni el cuerpo ni el pensamiento nos hubieran permitido alcanzar. “
Aguado, Alejandra, Todo afuera adentro,  Móvil, Buenos Aires, 2015.

 

“El trabajo de Mercedes presenta la ambigüedad de una subjetividad personal y sin restricciones, por momentos colectiva, que se devela en una formalidad minuciosa y en una experimentación con el sonido y la calidad afectiva del lenguaje.”
If I Can´t Dance I Don´t Want to Be Part of Your Revolution. Amsterdam, 2013
 
Haga clic aqui para consultar los artículos de prensa